Palabras del Excmo.Sr.Tatsuya Kabutan, Embajador del Japón en la Ceremonia Central por los 25 años del Centro Jinnai

      Quisiera expresar mis más sinceras felicitaciones por la espléndida realización de esta Ceremonia Central por los (veinticinco) 25 años del Centro Recreacional Ryoichi Jinnai.
 
      Todos los días, se reúnen por turnos los koreisha de diferentes zonas de Lima, y pasan momentos placenteros cantando, conversando y participando en diversas actividades.  Pienso que uno de los secretos de su longevidad es el pasar momentos amenos en el Centro Jinnai.
 
      Como todos saben, debido a la gran cantidad de usuarios, pronto se inaugurará la nueva sede en la Asociación Okinawense del Perú que tiene programado realizar las mismas actividades de esparcimiento.  La movilidad y el equipo que se utilizarán en esa sede, son aquellos que el Primer Ministro del Japón, señor Shinzo Abe, se comprometió a donar cuando realizó su visita al Perú el año pasado.  Aún hay algunos trámites administrativos pendientes, sin embargo, pienso que ya falta poco para la apertura.  Quisiera pedir su comprensión por la demora en la materialización del apoyo en forma oficial. 
 
      Deseo sinceramente que el Centro Recreacional Ryoichi Jinnai expanda el campo de sus actividades y que los koreisha puedan pasar días agradables a través de la difusión de este tipo de proyectos.
 
      El señor Ryoichi Jinnai, quien brindó un gran apoyo a la Asociación Peruano Japonesa y a este centro recreacional, falleció en el Japón en junio de este año.  Comprendo que para todos es muy lamentable no poder celebrar junto a él esta ocasión especial.  Quisiera elevar una oración por el descanso del alma del señor Ryoichi Jinnai.
No he tenido la oportunidad de conocer al señor Ryoichi Jinnai personalmente.  Sin embargo, estoy seguro que fue una persona maravillosa y con muchas virtudes.
 
      Muchos hombres de negocios han alcanzado el éxito a través de un arduo trabajo, pero creo que son muy pocos aquellos que como el señor Jinnai han logrado tanto empezando de cero.  Es muy positivo que las personas prósperas hagan donaciones en bien de las personas y de la sociedad.  No obstante, es muy poco común encontrar a personas que como el señor Jinnai entreguen aportes tan generosos.
 
      Pienso que el encuentro del señor Jinnai con los Nikkei peruanos y esa interrelación que permitió el nacimiento del Centro Recreacional Ryoichi Jinnai son acontecimientos milagrosos que parecían no se iban a realizar.
 
      Para concluir, quisiera expresar mi respeto hacia el esfuerzo y el esmero de los miembros de la Asociación Peruano Japonesa y del Centro Recreacional Ryoichi Jinnai por el abnegado desarrollo de las actividades de este maravilloso centro.  Creo que el éxito diario, se debe al esfuerzo de todos los colaboradores que han comprendido con exactitud el sentimiento de servicio del señor Jinnai hacia los koreisha.  Finalmente, formulo votos por el aún mayor desarrollo del Centro Jinnai.
 
      Muchas gracias.