Palabras del Excmo. Señor Tatsuya Kabutan, Embajador del Japón

Ceremonia en el Puente de la Amistad Peruano Japonesa, Campo de Marte, Jesús María con motivo del Día de la Amistad Peruano Japonesa, conmemorando el 118° Aniversario de la Inmigración Japonesa al Perú. 3.4.2017. 15:30 horas

      Antes de empezar mis palabras, quisiera expresar mis profundas condolencias a los familiares de los fallecidos a causa de los desastres causados por los efectos del “Niño Costero” y mi sincera solidaridad con los damnificados por los tremendos daños y sufrimientos que están afrontando.
Tengo entendido que la colectividad Nikkei ya está brindando su apoyo a los damnificados.
También, el gobierno japonés el día 28 de marzo de pasado, a través de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón, realizó la entrega de artículos de ayuda de emergencia, como generadores de electricidad, purificadores de agua, carpas, entre otros.  Espero que con este apoyo, podamos contribuir, de alguna manera, a mejorar la calidad de la vida de los damnificados, teniendo en cuenta de que varias regiones del país, especialmente el norte, todavía siguen sufriendo por los desastres severos. 
 
      Hoy 3 de abril es el “Día de la Amistad Peruano Japonesa”.  Al mismo tiempo, es la fecha en que los primeros inmigrantes japoneses llegaron al puerto del Callao hace ciento dieciocho (118) años.  Los nombres de los primeros setecientos noventa (790) inmigrantes japoneses, quienes llegaron a este país llenos de sueños y esperanzas con el propósito de retornar exitosos a su tierra,  están grabados aquí en el Puente de la Amistad Peruano Japonesa.
 
      Entre los pioneros y los inmigrantes que los siguieron, muchos de ellos decidieron quedarse en el Perú.  Ellos y los nisei, no sólo se convirtieron en residentes o ciudadanos peruanos con raíces japonesas, sino también, fueron exitosos en transmitir la cultura y tradición japonesa y progresar en las más variadas actividades en el Perú.  Hoy en día la cultura Nikkei, la cultura de origen japonés y su desarrollo o “fusión,” es una de las partes importantes del Perú, un país multicultural.
 
      La colectividad Nikkei peruana, en la perspectiva del Perú entero, no se podría decir que es una colectividad grande.  Sin embargo, los Nikkei han venido colaborando de manera permanente y activa en la sociedad peruana en general y no solamente han realizado la ayuda mutua en su colectividad.  La práctica firme de las virtudes japonesas como son el respeto, armonía, responsabilidad, gratitud, perseverancia, austeridad, honestidad, confianza, solidaridad y lealtad, que se han trasmitido desde Issei a Nisei, a Sansei y a las generaciones siguientes, creo que es la clave de los éxitos y desarrollo de la actual comunidad Nikkei.  Por ello, existe un gran aprecio hacia la colectividad Nikkei peruana.  Considerando estos aspectos, el Congreso peruano estableció el “Día de la Amistad Peruano Japonesa”.
   
      En el ejercicio de mis funciones siento diariamente la simpatía que tiene el Perú por el Japón.  Creo que la confianza hacia el Japón es el reflejo del alto aprecio a ustedes los Nikkei.  Yo, junto con mi esposa, tenemos el honor de mantener relaciones amistosas con ustedes.  Espero que el Japón, mi tierra, siga siendo el país del cual ustedes los Nikkei puedan sentirse orgullosos.
 
      Invoco sinceramente a ustedes los Nikkei, que como líderes de muchos peruanos con amplio conocimiento sobre el Japón, continúen desempeñando el importante rol de ser el puente de confraternidad que une el Perú y el Japón.
 
      Al finalizar mis palabras, les deseo muchas felicidades a todos ustedes y formulo votos por el mayor progreso en la relación entre el Perú y el Japón.
 
     Muchas gracias.